Search
  • Kimberlyn Owens-Hughes

Callando el Ruido: Tip #4

Una cosa a la vez.

Es una creencia común que las mujeres podemos hacer mil cosas a la vez, y los hombres solo uno. Pareciera que estamos configuradas de forma distinta, y si bien hoy en día asumimos un montón de roles y funciones, no por eso debemos hacer todos a la vez.

Hoy en día hasta los mismos hombres no pueden hacer una cosa tan sencilla como ir al baño sin también estar revisando el celular.

Pasamos el día con un sinfín de estímulos y tareas que hacer, como si la vida fuese una competencia para ver quién puede hacer más cosas a la vez. Llevamos una vida “ocupada” como si fuera una medalla de honor.

Las madres sobre todo caemos en esa trampa; por un lado por una sobrecarga real, pero por el otro, porque estar ocupada nos da un sentido (aunque errada) a la vida.

El problema es que hemos optado por la cantidad sobre la calidad, a tal punto que ya no sabemos disfrutar de las cosas simples. Los constantes pensamientos sobre lo que hay que hacer y nuestra obsesión con la productividad nos están robando hasta los momentos más preciosos de la vida.

¿Cuántos cuentos en la cama interrumpidos por pensar en lo que vas a hacer una vez que estén durmiendo?

¿Cuántas miradas amorosas de tu lactante perdidas por estar viendo el celular?

¿Cuántas sobremesas no disfrutadas por ponerte a lavar la loza?

Vivimos en modo piloto automático, haciendo todas las cosas sin estar realmente presente para ninguna.

Esta semana te desafío a hacer una cosa a la vez. Pon tu celular y tus pensamientos en su lugar, y vive el momento. Si vas a cocinar, cocina. Si vas a bañar a tu hijo, báñalo. Si vas a enviar un correo, cierra las demás pestañas en el PC, y solo enfócate en tu inbox.

Envuélvete en el presente, en el sonido de las risas, en el olor a la lluvia, en el calor de los abrazos.

0 views
 

©2020 by Una Vida a Propósito. Proudly created with Wix.com